VALOR, COMPASION Y CONFIANZA

Como padres necesitamos valor para rebatir el mito mágico de la existencia de la paternidad perfecta. También se necesita valor para prepararnos lo mejor posible para apoyar a nuestros hijos.

El VALOR nos habla de tener el coraje necesario para enfrentarse a situaciones difíciles y sentimientos incómodos como sentirse dolido, culpabilidad o vergüenza. Necesitas valor para marcar límites. El valor tiene que ver con el corazón, o sea el coraje. Te brinda una y otra vez la oportunidad de abrirte a aquello que tanto temes y que esperas no tener que experimentar nunca.

Se necesita COMPASION para tomar contacto con tu propio corazon. Este puede dar y recibir amor cálidamente, pero también puede cerrarse con facilidad cuando se siente herido. La característica de la compasión hacia uno mismo es la necesidad natural de disminuir el sufrimiento y el dolor y fomentar la felicidad. El arte de educar reside en mantener el equilibrio entre tu mente abierta y la calidez de tu corazón, para que puedas sentir intensamente y actuar con sabiduría, especialmente cuando las cosas parecen que van mal.

La CONFIANZA es muy importante para los padres. Te proporciona una sensación básica de seguridad y la esperanza de que todo va a ir bien, aunque en este momento sea de otra manera. Se necesita confianza en las ocasiones en las que tenemos que aceptar aquello en lo que no tenemos autoridad, cuando no podemos hacer nada más que esperar. El tiempo siempre cambia, si tienes paciencia. Una oruga se convierte siempre en mariposa. Puedes confiar en ello. Siempre y cuando no abras el capullo antes de tiempo. 
No puedes ejercer tu influencia en las estaciones del año, tampoco en el tiempo ni en las orugas, pero sí puedes ejercer tu influencia en tus reacciones internas, tu actitud y tu comportamiento.
(Del libro de Eline Snel "Respirad" minfulness para padres con hijos adolescentes)

Publicado: 15 de Agosto de 2016